fbpx

¿Quieres ser piloto de drones?

El rescate acuático con drones: Cómo se realiza

El rescate acuático con drones: cómo se realiza

Acaba de realizarse SEDEXPO, la primera edición de la que promete ser la mayor feria Internacional de Seguridad, Defensa y Emergencias, celebrada en la península ibérica, y Aerocamaras, como no podía ser de otra manera, ha estado presente. 

 

Al igual que en otros certámenes, habéis sido muchos los que os habéis acercado a informaros de primera mano sobre el curso especializado en piloto de dron en emergencias y seguridad; con el que los Agentes de Guardia Civil, bomberos o personal de Protección Civil se forman en nuevas técnicas de salvamento con estas aeronaves dirigidas a distancia.

 

Aunque parezca un procedimiento que sólo se lleva a cabo en verano o en playas, en realidad los rescates en entornos acuáticos con drones van mucho más allá. Sus aplicaciones abarcan desde traer una persona de vuelta a la orilla, hasta realizar rescates en mar abierto, lagos o ríos. En este nuevo post te contaremos un poco más sobre cómo se lleva a cabo este tipo de rescates.

¿Qué tipo de drones se pueden emplear?

Dependiendo de las necesidades que requiera la situación, se pueden desplegar varios tipos de drones. Normalmente, en rescates realizados en entornos acuáticos, se emplean como mínimo, dos tipos de drones: los multirotor y los acuáticos. Te contamos cómo funcionan con ejemplos “de la casa”. Seguro que ya os suenan de antes:

Dron multirotor

Son los que salen primero. Se inicia la búsqueda con uno sencillo, equipado con cámara térmica para visualizar y localizar a la víctima. Vuela en modo orbital o estacionario sobre la zona a cubrir, hasta que localiza a la víctima. Una vez hecho esto, se envía otro dron multirotor más grande, que además esté dotado de un sistema de liberación. Este lanzará alguno de los elementos de salvamento en la zona donde está la persona en peligro y servirá de apoyo para que no se ahogue y se tranquilice. 

Un ejemplo de este tipo de drones es el AeroHyb Hexacopter de Aerocámaras. Gracias a sus múltiples aplicaciones, este dron multirotor se convierte en la mejor alternativa para operativos de vigilancia y seguridad y rescate. Esta aeronave está equipada con una cámara RGB térmica con aumentos ópticos y estabilización en 3 ejes, gancho para cargas de hasta 3 kg, un altavoz para emitir comunicaciones y enlace de vídeo y radio de hasta 20 km. Este conjunto de características se combinan además con su capacidad de realizar vuelos de hasta 7 horas continuas, frente al resto de drones que, en su mayoría, solo disponen de una autonomía de 15 y 35 minutos de promedio.

De esta manera, será capaz de hallar o salvar una vida de forma más eficiente y rápida que el resto de drones.

Dron acuático

Es el último en salir. El dron acuático tiene la función de, o bien rescatar a la víctima llevándola hasta la orilla si es posible, o evitar su ahogamiento mientras se aproximan el resto de los equipos de salvamento como lanchas o helicópteros.

Estos drones con agarraderas son totalmente impermeables y están formados por componentes resistentes al agua y a la corrosión que puede provocar componentes dentro de esta, como la salitre u otros residuos. Funcionan guiados con un control remoto que posee el piloto viendo las imágenes que recoge la propia cámara del UAS, o también son capaces de seguir una ruta previamente establecida.

El procedimiento de un rescate acuático

La búsqueda y el rescate acuático se llevan a cabo en lagos, ríos o en el mar para salvar a personas precipitadas al mar o en peligro tras un varamiento o volcamiento del barco. En estas operaciones, la rapidez es un elemento clave. Los equipos de emergencia actúan contrarreloj en estos escenarios para evitar que las personas pueden ahogarse, sufrir hipotermia, golpes contra rocas o elementos flotantes, o ser arrastradas a una zona completamente diferente. Las condiciones de viento suelen ser complicadas y los objetivos muy volátiles, lo que hace la ejecución de las recuperaciones realmente complicada a veces.

 

Para aumentar las posibilidades de éxito, se ha comenzado a implementar el uso de drones en coordinación con los equipos de emergencias y seguridad para dar apoyo a estos. Parece una incorporación muy sencilla, pero requiere de una planificación y técnica. A continuación, te resumimos en tres puntos, el procedimiento a seguir:

1. Rastreo

Dada la voz de alarma, con la cuadrícula de búsqueda predefinida y la división de espacio entre unidades de emergencia, comienza el rescate. Se realizará lo antes posible en torno al lugar donde se vio por última vez a la persona, la embarcación o el elemento precipitado. 

 

Las organizaciones SAR ponen en marcha el despliegue de medios que incluyen buques de salvamento y helicópteros. Los pilotos de RPAS siempre estarán bajo el amparo operacional de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por lo que en el momento de incorporar los drones a la misión, será necesario realizar una coordinación aérea entre nuestros UAS, las posibles aeronaves de rescate marítimo y el resto de componentes. 

 

Para recoger la mayor cantidad de información precisa y reciente, se emplearán drones con las principales características:

 

  • Tiempo de vuelo ampliado: El principal problema de la mayoría de estas aeronaves suele ser la duración de la batería, la cual limita considerablemente sus labores de búsquedas y rescate. Cuanta más autonomía tenga nuestra aeronave, más posibilidades habrá de tener éxito en la misión. Gracias a esto podemos recorrer zonas más amplias, no depender de la zona de despegue.

 
  • Cámara de visión térmica: Un dispositivo de captación de imágenes con cámara térmica y de alta resolución es imprescindible para poder facilitar el trabajo tanto de las unidades aéreas como de los buzos. Con estos dispositivos es posible ver hasta unos 5 metros bajo el agua donde se puede encontrar la víctima, lo que ayuda a los buzos a encontrar a la persona con mayor agilidad que en una búsqueda estándar. 

 
  • Sistema de liberación: A través de la técnica de lanzamiento, se puede llevar un chaleco salvavidas a la víctima u otro tipo de elemento, como cuerdas, balsas o incluso suministros para los rescatistas.

2. Localización

En el caso de que los equipos de drones encuentren indicios de actividad o imágenes que den pié a sospechar que están ante la ubicación exacta, se marcan el área afectada y se aplica la técnica de localización precisa de víctimasEsta consiste en peinar la zona con iluminación y por rondas hasta encontrar a la persona en peligro. El material obtenido mediante la captación de imágenes ortomosaicas son transmitidas al puesto de mando y analizadas en tiempo real en un ordenador instalado en el barco o en la superficie terrestre más cercana.

 

A partir de aquí, los RPAS proceden a avisar a los buzos y al resto de los efectivos para que comprueben la zona, para proceder, con la misma técnica, a guiar a los equipos de rescate acuático hacia el punto exacto donde actuar.

3. Rescate

En esta última fase, el piloto de dron, coordinado con el resto del equipo, empleará la técnica de lanzamiento de material de auxilio, localización y de transmisión de sonido para comunicarse, informar y tranquilizar a las víctimas mientras se aproximan las organizaciones SAR.

¿Qué ventajas tiene el uso de drones en rescates acuáticos?

Tiempo de reacción

Para empezar, el dron nos ofrece un tiempo de respuesta muy valioso. En situaciones de emergencia como son los rescates esto puede ser una cuestión de vida o muerte. En el caso de entornos acuáticos, el calor corporal se pierde rápidamente, y el fallecimiento por hipotermia, ahogamiento o contusiones derivadas de un fuerte oleaje, pueden darse en cuestión de minutos. Aunque esto no quiere decir que su despegue sea inmediato, sus comprobaciones son mucho más ágiles que las de aeronaves o vehículos más grandes y complejos.

 

Antes de despegar nuestro dron, siempre repasamos el plan de vuelo, las condiciones meteorológicas y realizamos un chequeo previo: baterías, helices, motores, cuerpo del equipo, calibración de la brújula, comprobación del GPS y del número de satélites para mantener la posición en vuelo y realizar una vuelta a la base segura.

Exactitud

Todo lo medible es de incalculable valor. Un dron puede darnos datos exactos sobre la última posición de una persona a través de mapas y coordenadas. Incluso sin dar ninguna imagen, los RPAS nos puede proporcionar esa posición exacta en un mapa, que el piloto recibe en la misma estación de control. De esta manera, la señalización de la víctima permite planificar mejor las posibles vías de acceso a ese lugar por parte de los equipos de emergencia. 

 

Del mismo modo, hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, los rescates pueden darse en zonas donde la cobertura o la señal de GPS sea mala. Un dron también puede hacer la función de punto de acceso WIFI para solucionar este problema donde la señal no llegue.

Asistencia

Los sistemas de liberación de los drones no solo sirven para lanzar material de auxilio directo en caso de ahogamiento. También son muy útiles para depositar una baliza o cualquier otro dispositivo luminoso que sirva para señalizar el lugar en cuestión o que incluso puede tratarse de un dispositivo autónomo que se suelta para que lo utilice la persona en un momento determinado.

Ahorro

Ni que decir tiene la economización de medios en este tipo de situaciones. La rentabilidad de emplear un dron, sobre todo para las primeras fases de un rescate, es enorme comparada con el despliegue de helicópteros y aviones tripulados convencionales.

Prevención

El acceso a determinadas zonas, ya sea por su geografía o por las condiciones de visibilidad y meteorológicas, puede poner en peligro la vida de los equipos de rescate. Gracias a los drones y a su capacidad para introducirse en áreas difíciles podemos evitar daños materiales y personales.

¿Cómo se preparan los profesionales para realizar este tipo de tareas?

Los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado realizan primero el Curso oficial piloto profesional de drones STS, y se aseguran posteriormente de contar con horas de vuelo profesionales. Es decir, practican con un experto para mejorar su técnica y así asegurarse de su eficacia a la hora de manejar los drones anteriormente mencionados.

 

Una vez hecho esto, y al tratarse de un sector especializado, acceden al Curso profesional piloto de drones en emergencias y seguridad, en el que se orienta esa habilidad con los drones aéreos a las técnicas de salvamento, además de el empleo del dron acuático.

 

Esta es solo una de las muchísimas aplicaciones de los drones dentro de esta materia. Si quieres saber más, llámanos al 986 18 18 18 o escribe un correo a info@aerocamaras.es

Deja un comentario