fbpx

¿Quieres ser piloto de drones?

drones fuegos artificiales

¿Por qué sustituir los fuegos artificiales por los drones?

A lo largo de la historia, los fuegos artificiales han formado parte de las más grandes y tradicionales celebraciones mundiales. Y cómo no serlo, después de todo divierten e iluminan los cielos con hermosas luces y sonidos únicos. Pero, como todo en la vida, la tecnología avanza, y actualmente existen alternativas menos contaminantes y peligrosas, pero igualmente espectaculares a los fuegos artificiales, entre ellos, los drones.
Todo comenzó en 2015 cuando la compañía Intel coordinó 100 drones en el aire. El experimento fue todo un éxito, y desde entonces, la cifra fue creciendo en diversos eventos de talla mundial hasta llegar a 2.000 en diciembre de 2019, en la celebración del Año Nuevo en China. Allí, un enjambre, como se le se denomina a un alto número de RPAS volando de forma coordinada, dio un show de luces que no solo dio la vuelta al mundo, sino que ejemplifica a la perfección las posibilidades que nos brinda la tecnología.

¿Cómo funciona un enjambre de drones?

Para explicarlo regresaremos a julio del año 2018, cuando la compañía Intel utilizó un enjambre de 2.066 drones (actual récord Guiness) siguiendo patrones similares a los fuegos artificiales. El resultado fue espectacular: primero algunas ráfagas de aire de “diente de león” azules brillantes que parecían fuegos artificiales de movimiento lento. Aunque a diferencia de los fuegos artificiales, los píxeles azules se unieron para formar el logotipo de Intel en el cielo. Hubo una forma deslumbrante tras otra: una medusa, el planeta tierra, etc.

Pero, ¿cómo es posible lograr un espectáculo de tal magnitud? “Todos los drones fueron controlados por un ordenador”, explicó el sitio Guinness World Records. “Realizaron un impresionante espectáculo de luces coreografiado en un espectáculo de ballet aéreo acompañado de música”, continuó. La presentación mostró un nivel de detalle que sería difícil de lograr con fuegos artificiales.

Además, cada uno de los 2.066 drones utilizados podían crear más de 4 mil millones de combinaciones de colores diferentes. Y por si eso no fuera suficiente, el software de Intel puede verificar toda la flota de drones antes de un espectáculo, lo que le permite “seleccionar los drones más optimizados para cada vuelo en función de la duración de la batería, la recepción del GPS y más”.

Actualmente hay muchas compañías que han desarrollado esta tecnología, y muchas celebraciones que la han adoptado.

¿Por qué sustituir los fuegos artificiales por drones?

La primera razón para sustituir los fuegos artificiales por drones es porque es el camino más ecológico para no contaminar los cielos. Por ejemplo, China es uno de los países con mayores índices de contaminación en el aire, pero gracias a los enjambres de drones, el impacto ambiental puede reducirse considerablemente. ¿La razón? A diferencia de los fuegos artificiales, los drones no poseen pólvora.

De hecho, gobiernos, empresas, científicos y organizaciones como la ONU (Organización de las Naciones Unidas) recomiendan sustituir los fuegos artificiales por drones. En ese sentido, varios países, entre ellos, China, han comenzado a prohibir el uso de fuego artificiales como una medida de protección al medio ambiente.

Además, los enjambres de drones pueden realizar una combinación ilimitada de colores y figuras, algo imposible de llevar a cabo con fuegos artificiales.

Y por si eso no fuera suficiente, sustituir los drones por los fuegos artificiales reduce notablemente el daño en animales, personas heridas e incendios.

¿Serán los drones quienes finalmente jubilen a los fuegos artificiales?

Nadie tiene la respuesta en estos momentos, pero el presente ejemplifica que si es posible sustituir los fuegos artificiales por drones. Solo basta con ver lo que han hecho algunas naciones como China o Estados Unidos para proteger el medio ambiente. Por ejemplo, la agencia de reciclaje de California indicó que después de los fuegos artificiales en la Super Bowl 50, se acumularon suficientes “restos pirotécnicos” en las playas de San Francisco para llenar cuatro bañeras de 19 litros. Si los drones son “una forma de evitar que menos escombros caigan a nuestras aguas y terminen en nuestros vertederos, puede que no sea una mala opción este verano o en los próximos años”, señaló la agencia.

Por su parte, en Massachusetts, los fuegos artificiales anuales en Woodsom Farm serán precedidos por una carrera de drones, organizada por North East Racing Drones.

Tal vez haya una fascinación universal por los objetos en el cielo, y reemplazar los fuegos artificiales con espectáculos de drones aéreos inevitablemente se convertirá en el siguiente paso lógico. Así que, si la humanidad se mantiene en esta trayectoria, algún día les estaremos contando a nuestros nietos sobre nuestros recuerdos de fuegos artificiales en el Año Nuevo.

Deja un comentario